Archivo de la etiqueta: taller de fotografía

Fotografías de producto realizadas en clases y talleres

Esta es una selección de algunas fotografías realizadas en clases, donde realizamos paso a paso el montaje, la iluminación y la realización. La medición luz sobre la que pongo especial acento  permite ajustar la iluminación y obtener el resultado previsto antes de disparar.

 

Una Producción extraterrestre

[Not a valid template]

Producción realizada con estudiantes de la Escuela Argentina de Fotografía.

Mediante actividades grupales definimos el proyecto:  producir una imagen de carácter cinematográfico apelando a los clichés del imaginario común.  La idea del extraterrestre, los agentes de la CIA o algo semejante, el Area 51, y todas esas imágenes vagas incorporadas no sabemos cuándo, a través de películas, historietas, novelas, constituyen un imaginario, una colección de sentidos que es interesante explorar.

Estudiamos las posibilidades de realización y las necesidades de producción, las locaciones posibles, vestuario, la realización de la máscara, el vehículo, una máquina de humo.  Por otro lado lo directamente fotográfico, cámara, objetivos,  accesorios y lo necesario para resolver la iluminación de una fotografía nocturna en exterior. Se dividieron las tareas teniendo en cuenta la división de áreas de trabajo que se emplearía en una producción comercial y también según quienes tenían la posibilidad concreta de resolver cada tema, incluyendo la provisión de alimentos para todo el grupo durante la jornada y el transporte.

La iluminación de realizó con un flash de estudio de 1200 W/S como luz de base y varios flashes portátiles creando el carácter de la escena, sincronizados por radio y fotocélulas, puede verse el esquema de iluminación en la galería. En la misma galería se pueden ver fotos de registro de distintas etapas y momentos de la producción. (Están algo desordenadas las fotos, tengo un problema con la configuración gráfica del blog, veremos cuando llego a resolverlo)

La realización de la máscara corrió por cuenta de Laura Tignino Make Up, a quien agradecemos especialmente su ayuda, buena disposición y excelente trabajo en muy poco tiempo.

Participantes: Ana Pareta, Ximena Labrin, Mercedes Tuci, Julieta Recalcatti, Facundo Pérez Taboada, Carlos Beto Fernández Blanco, Esteban Rodríguez, Gimena González, Josefina Tillan, Lucas Lázzari, Germán Goya, Matías Alvarez Diez, Marco Bufano y Florencia Paolella.

Docente Carlos Fumagalli.

Prometh, importador de flashes y equipos fotográficos colaboró con el préstamo de una unidad de flash de 1200 W/S  por el que va nuestro especial agradecimiento.

También va el agradecimiento para la Peña Los Matacos Robles, la locación donde realizamos la producción, que nos brindaron su muy lindo predio y comodidades de parrilla en Paraba Robles a pocos kilómetros de Buenos Aires.

 

 

 

 

 

Producción grupal en la Escuela Argentina de Fotografía

Proyecto grupal de los alumnos de Publicidad del segundo cuatrimestre de 2011 (turno noche) de la EAF. La idea y la realización es grupal partiendo como referencia de la observación de los trabajos del fotógrafo español Eugenio Recuenco, con mi coordinación y dirección.

Participaron: Rocío Fabiano, José Luis Laza, Fernando Casarramona, Cecilia Palmieri, Camila Pintos, Adolfo Llorente, Luciano Póveda, Guillermo Salinas, Albano Spenza, Nicolás Ferreyra Vera, Virginia Verstraeten y  Victoria Daelli.

®Carlos Fumagalli.

Toma grupal en la EAF

Proyecto grupal en la Escuela Argentina de Fotografía en el primer cuatrimestre de 2011.

Participamos: Arturo Albornoz Araujo, Rodrogo Alcón Quintanilla, Lara Artesi, Celeste, María Andrea Fiorissi, Camilo Andrés Gómez Gómez, Marcela Idarraga, Agustina Leonetti, Juan Ignacio Martiarena, Andrés Osorio, Lila Rey García, Alexia Roemmers, Natalia Romero, Malte Von Thungen, docente y oordinador, Carlos Fumagalli.

La idea de los besos y de la referencia a fotos de grandes autores fue de Rodrigo Alcón Quintanilla.  La imagen abarca 180º, realizada en 7 tomas que se acoplaron luego.  La iluminación se realizó con dos flashes portátiles combinándola con la luz ambiente.

Taller de Iluminación de Modelo, marzo de 2011.

En el taller de iluminación de modelo que di en marzo de este año, realizamos cuatro producciones muy distintas y que resultaron interesantes.  Las ideas fueron de elaboración grupal, un procedimiento muy rico que hace que cada uno participe en la búsqueda de una estética a la que posiblemente no llegaría sin la participación de los demás. Desarrollamos los temas buscando el modo de llegar a ambientaciones realizables, de costo accesible y que se pudieran implementar en cada sesión de tomas.  Mi agradecimiento a todos los participantes y especialmente a los modelos. También a Prometh que facilitó los flashes de estudio y accesorios empleados en el taller..  El próximo taller comienza el próximo martes 2 de agosto.

La primera producción fue una serie de retratos de dos personas mayores, partiendo de la base de emplear luz dura, alguien trajo como referencia a Charles Platon, aunque luego nos alejamos en el tratamiento,  la puesta de luz partió desde allí.  El siguiente proyecto fue recrear en estudio una escena que remita a los años 40/50, con personajes que representen a dos trabajadores de esa época escuchando por radio una pelea de box. Por último: una escena bizarra entre dos boxeadores de muy distinto tamaño,

Conceptos básicos sobre medición de luz

Publicado en el número 511 de la revista Fotomundo, de Buenos Aires, en julio de 2011.

La medición de la intensidad de la luz es un paso determinante en la práctica fotográfica -tanto en película como con cámaras digitales- para lograr la exposición adecuada y obtener fotografías de calidad. Esta serie de artículos está pensada para comprender en profundidad la medición de luz empleando fotómetros actuales, tanto incorporados a las cámaras con sus distintas opciones, como los de estudio.  En este primer artículo se desarrollan conceptos básicos acerca de la medición de luz.  En los siguientes se repasará la evolución de los fotómetros a través del tiempo, relacionando las posibilidades técnicas de cada época con el modo de aplicación práctica que posibilita, alternando entre los conceptos teóricos y su instrumentación, este es un camino lógico para entender como se llega a la tecnología actual y cómo emplearla.


Medición de luz reflejada, el gris del 18%

Este es el modo de medición que encontramos integrado a las cámaras, y que también permiten emplear los fotómetros de mano, de los que nos ocuparemos en primer lugar.  Para medir la luz que refleja una escena el fotómetro se orienta desde la cámara hacia la escena. Podríamos preguntarnos:  Con qué criterio el fabricante del fotómetro puede indicar un valor de exposición para una escena que desconoce? ¿cómo determinar la exposición conveniente sin saber si lo que se va a fotografiar es claro u oscuro?  La solución es que el fotómetro indique la exposición adecuada para reproducir la luminosidad correspondiente al gris medio de una escala de 11 valores de negro a blanco, el negro corresponde al valor 0 y  el blanco al 10, el gris medio entonces equivale al valor 5.

Supongamos que tenemos que fotografiar una escena que refleja un rango de luminosidad desde 0 (negro) hasta 10 (blanco) y una gama amplia de valores intermedios.  Aquí aparece un nuevo concepto, la carta gris del 18% que representa el valor medio de la escala antes mencionada.

La carta gris del 18% es el patrón de calibración de fotómetros de luz reflejada:  esto quiere decir que midiendo sobre la carta de gris, la exposición que indique el fotómetro será la adecuada para reproducirla con la luminosidad que le corresponde.  Pues bien, si el gris se reproduce tal como es, con la misma exposición el blanco que refleja más luz registrará más información en el material sensible -tanto sea en película como en un sensor de una cámara digital- y se registrará proporcionalmente más luminoso, como blanco.  Por el contrario las áreas oscuras de la imagen que reflejan bajos porcentajes de luz registrarán menos o ninguna información y se reproducirán como gris más oscuro o negro.  Los valores intermedios registrarán su valor de luminosidad proporcionalmente a la intensidad de luz que reflejan en la escena. Es decir que al medir la intensidad de iluminación del gris medio los demás valores se «acomodan automáticamente» en su lugar. (foto superior)

También podemos expresarlo de este modo: al graduar la exposición para reproducir el gris medio, está quedando disponible la mitad de la capacidad -del sensor o de la película- para registrar las sombras y la otra mitad para registrar las luces.  Esto ocurrirá siempre y cuando se esté midiendo sobre la carta del gris medio o una escena cuyo promedio de luminancias resulte igual o próximo al gris medio.  Sin embargo es importante comprender que el fotómetro solo mide luz, no interpreta la escena: si medimos sobre una pared blanca indicará la exposición adecuada para que el blanco se reproduzca como gris medio, resultando en una subexposición.  Si medimos separadamente una carta gris y una hoja blanca iluminadas con la misma intensidad observaremos que la diferencia de reflexión entre ambas es de 2 1/3 de EV, esto es constante. Es decir que al medir luz reflejada sobre un plano blanco el fotómetro indicará un valor de exposición 2 1/3 por debajo del correcto; para que el blanco se reproduzca como blanco, deberemos aumentar la exposición en 2 1/3 EV sobre el valor que indicó el fotómetro. Del mismo modo, si con un fotómetro de luz reflejada medimos una superficie negra el fotómetro indicará la exposición necesaria para reproducir el negro como gris medio, resultando en este caso en una sobre exposición, para compensarlo deberíamos disminuir la exposición en 2 2/3 EV sobre la indicada por el fotómetro.

Al medir luz reflejada:

  • Sobre una carta gris del 18%, o una escena equivalente se emplea la exposición indicada por el fotómetro sin ninguna compensación.
  • Sobre una superficie blanca: aumentar la exposición en 2 1/3 EV
  • Sobre una superficie negra: disminuir la exposición 2 2/3 EV

Observemos que el ángulo de medición de un fotómetro de luz reflejada es crítico al momento de a interpretar la información que brinda.  De acuerdo al tipo de fotómetro puede resultar difícil determinar qué elementos de la escena quedan dentro del área sobre la que el fotómetro realiza la medición, y esto puede resultar un factor de imprecisión, no porque el instrumento mida mal, sino porque no se puede saber con exactitud qué es lo que se está midiendo.  Al recorrer  la evolución de los fotómetros a través del tiempo veremos cómo este es un factor importante en su desarrollo.

Promedio de luminancias:

Se ha observado que muchas escenas fotográficas reflejan entre las áreas oscuras, medias y blancas un promedio cercano al 18% de la iluminación que reciben. En estos casos un fotómetro de luz reflejada brindará una exposición adecuada para la reproducción de la escena, ya que el promedio de luz reflejada por esta coincide con la calibración del fotómetro para reproducir el gris medio.(foto inferior)

 Sin embargo también se presentan situaciones en las que la luminosidad de la escena no se corresponde con la del gris medio. Por ejemplo si fotografiamos a una persona sobre un fondo blanco, el conjunto de la escena refleja mucha más luz que el gris medio, pero el valor de exposición que indique el fotómetro reproducirá la escena con la luminosidad de aquél, es decir mucho más oscura de lo que es en realidad, resultará una foto subexpuesta. (foto derecha)   El fotómetro no puede distinguir si está midiendo una escena clara o una carta gris iluminada con mayor intensidad, esto debe hacerlo el fotógrafo.  Como se mencionó antes, para compensar este error debe aumentarse la exposición en 2 1/3 EV.(foto izquierda)

 

Si fotografiamos ahora sobre fondo negro, el fotómetro incluirá en la medición una gran superficie del fondo y llevará la exposición a un valor que registre el negro como gris medio, produciendo una sobre exposición.

Para corregirlo disminuimos la exposiciciòn en 2 2/3 EV

 

Estas escenas requieren la interpretación del fotógrafo para lograr una exposición adecuada.  Para interpretar la escena el ángulo de medición será un factor determinante: en este último ejemplo, cuánto entra de la superficie negra en la medición? si el fotómetro no tiene un visor no podremos saberlo, pero en cualquier caso un ángulo amplio resultará más «peligroso» en el sentido de inducir a errores más fácilmente. Acercarse a la escena para medir lo que verdaderamente nos interesa es el primer recurso para resolver la situación, si el área de medición del fotómetro incluyera la ropa gris del modelo y una pequeña área de fondo negro la exposición resultaría más adecuada ya que el promedio se aproximaría al gris medio.

Medición de luz incidente:

Hay además otro método para medir la intensidad de la luz: en vez de medir cuanta luz refleja la escena se medirá cuanta luz llega hasta ella, es decir la luz incidente. Para esto el fotómetro tiene que estar equipado con un difusor, generalmente es una semiesfera blanca que cubre la abertura por la que penetra la luz al instrumento. Esta semiesfera llamada «calota» cumple dos funciones, por una parte captará la luz proveniente de todas direcciones. y por otra solo dejará pasar al sensor el 18 % de la luz que incide sobre ella.  De modo que la medición de luz incidente es equivalente a medir luz reflejada sobre la carta gris del 18%. El fotómetro se colocará en el lugar de la escena que queremos medir y para determinar la exposición usualmente se orientará hacia la cámara, aunque esto depende de la dirección de las fuentes de luz.

Al medir de este modo, evitamos el tener que ocuparnos de comparar la luminosidad de la superficie medida respecto al gris medio, ya que no estamos midiendo la luz reflejada por la superficie a fotografiar, esto representa a la vez la mayor ventaja de la medición incidente y también su mayor limitación.  Si medimos con luz incidente una escena más clara o más oscura que el gris medio, como la reflexión de las superficies del sujeto no se tienen en cuenta no influirán en la medición y no habrá que compensar el valor indicado sino emplearlo directamente.  Evidentemente es más simple que medir la luz reflejada y compensar las diferencias de luminosidad entre el gris medio y la superficie medida.  La medición incidente puede considerarse un método muy simple, rápido y preciso para muchas situaciones.  Sin embargo tal simplicidad se obtiene prescindiendo de la información sobre la luz que refleja el sujeto, ni más ni menos que lo que va a ser fotografiado,  y en algunas situaciones esa información es necesaria. Por ejemplo:  cuando el sujeto tiene un alto contraste – supongamos una modelo con pantalón negro y blusa blanca -con luz incidente solo mediremos las diferencias de la intensidad de luz que llega a cada parte de la escena,  pero sin tener en cuenta si la superficie es blanca o negra, mientras que la medición de luz reflejada combinaría ambos factores.

Mi agradecimiento a la modelo Natee Romera y a Federico Guevara por su participación en las fotos.

Un resumen:

  • Los fotómetros de mano no están pensados para tomar decisiones en lugar del fotógrafo, sino para brindar la información que este necesita para exponer según su criterio lo que más convenga para una situación determinada.
  • Con la medición de luz reflejada se obtiene más información, esto permite un control más exhaustivo de la iluminación de la escena pero su empleo es más complejo.
  • La medición de luz incidente es más simple pero en algunos casos la  información que brinda no resultará suficiente para tomar la decisión adecuada.

®Carlos Fumagalli. – www.taller.carlosfumagalli.com.ar

Ir a «Fotómetros y Medición de Luz»

Ir a » Fotómetros incorporados a las cámaras, historia y modos de medición actuales». 

Ir a «Contraste«

Ir a «Rango dinámico»

Ir a «Medición puntual, porqué no tiene sentido hacer promedios»

 

Clima de iluminación natural con flash portátil

  En un taller de ilumnación con flash portátil en la Escuela de Fotografía Creativa, se planteó crear una iluminación que reprodujera el clima de una entrada de luz natural a través de una ventana.  Para ello empleamos un gran difusor de tela y dos flashes portátiles.

La ventana recibía luz directa de sol, que iluminaba el marco con un una intensidad que no hubiésemos podido controlar, mientras que el fondo con áreas de sol y sombra  complicaba la imagen, así es que optamos por colocar un difusor de tela del lado exterior de la ventana para cubrir esa entrada de sol directo y unificar el fondo.

En el interior montamos un difusor horizontal de unos dos metros de largo como formando un techo de tela blanca por detrás de la modelo, y este difusor fue iluminado por los dos flashes, uno de cada lado.

Ver todas las entradas de la categoría flash portátil

Fotografía de latas de gaseosas sobre hielo en la EAF

Publicado en el número 503 de la revista Fotomundo, de Buenos Aires, en noviembre de 2010. Realizamos estas tomas en clase con los alumnos de Publicidad de la Escuela Argentina de Fotografía.

Fotografiar bebidas sobre hielo es un tipo de toma complejo, que requiere preparación. Los elementos: El recipiente para contener el hielo tiene que ser adecuado en tamaño y forma, y además permitir el paso de luz.  Una bandeja de vidrio hecha a medida es la mejor opción.  Facundo Faría, alumno de la escuela, se encargó de  fabricar una de aproximadamente 40x50x10 cms.  Los vidrios se compran cortados a medida y se pegan con silicona, no es algo demasiado complejo ni costoso.  Por otra parte muchas vidrierías aceptan realizar este tipo de trabajos y pueden entregar la bandeja lista. Mesa: una mesa de vidrio o simplemente un vidrio de grosor adecuado montado sobre caballetes será lo conveniente para apoyar la bandeja. Columna, trípode, o soporte para la cámara: Sostener la cámara de modo cenital, es decir con el eje del objetivo perpendicular al piso, requiere un soporte adecuado.  En el estudio de la Escuela disponemos de una columna de estudio que facilita el encuadre cenital, este accesorio grande y costoso no es muy común,  algunos trípodes permiten colocar la columna central (la que habitualmente se emplea para ajustar la altura de la cámara)  paralela al piso, esta es una buena prestación si estás pensando en comprar un trípode.  Otra posibilidad muy usada en estudio es emplear una buena columna de ampliadora sobre la que puede montarse el cabezal del trípode, esta puede resultar una excelente opción económica buscando alguna ampliadora antigua cuya columna esté en buen estado. El hielo: En la imagen final resultará importante lograr que el hielo tenga aspecto cristalino, esto dependerá por una parte del hielo que utilicemos y por otra de la iluminación.  El mejor hielo es el de barra producido en forma industrial, este es completamente cristalino y roto en pedazos irregulares da una muy buena imagen, como este no es muy fácil de conseguir utilizamos el que se vende en las estaciones de servicio, que también da una buena imagen.  El hielo casero en general no es aconsejable pues contiene aire y suele ser más opaco, poco transparente. Aspecto de frío de las latas. Para que en la imagen las latas se vean muy frías antes de utilizarlas las barnizamos con barniz mate, esto asegurará el aspecto de empañado que produce el frío.  Las gotitas se crean salpicando glicerina mezclada con muy poca agua, para salpicar gotas sobre una superficie grande podría resultar práctico un rociador, pero para las latas mojando un cepillo de dientes en la glicerina y haciéndolo salpicar llevando las cerdas hacias atrás y soltándolas de golpe resultará  más controlable.  En la toma de Heineken empleamos un producto especial para lograr «escarcha fotográfica», es una especie de sal que al contacto con el agua se hincha y se vuelve cristalina tomando el aspecto de la escarcha.  Es un productio italiano difícil de conseguir, pero creo que algo semejante se emplea para los cultivos hidropónicos, esas bolitas que se ven transparentes que dentro de un frasco con agua. Montaje y encuadre: Es el momento de colocar el hielo en la bandeja, ubicar las latas ya barnizadas, aplicar las gotitas, acomodar latas y hielos para formar una composición bien resuelta, encuadrar y enfocar.  Mejor hacerlo con cierta rapidez: el hielo se derrite y pone un límite al tiempo disponible. Iluminación: La iluminación del hielo la realizamos desde abajo, a traves del vidrio y del hielo, empleando un flash de estudio con una caja de luz del tamaño apropiado.  Para iluminar las latas emplearemos otro flash con una caja de luz desde arriba, se buscará la mejor posición teniendo en cuenta que el reflejo de la caja sobre las latas resaltará la forma cilíndrica, ayudando a dar volumen a la imagen, al mismo tiempo que destacará la marca. Medición de luz: La luz se refractará al atravesar los trozos de hielo,  algunos producirán el efecto de lentes y concentrarán gran intensidad de luz en determinadas partes, mientras que otras áreas permanecerán en un nivel de exposición menor.  En este caso la medición de luz reflejada nos brindará información más precisa que la medición de luz incidente.  Si se dispone un un fotómetro puntual, se podrá calcular la exposición con máxima previsibilidad.  En la clase empleamos un Minolta Spot Meter IV, con el que medimos desde el eje del la cámara, esto es importante ya que desde otra dirección podría haber una diferencia notable entre lo que efectivamente medimos y lo que la cámara registrará.  Antes de medir evaluamos el conjunto de la escena, y elegimos algunos de los puntos más brillantes, en ellos realizaremos la medición. (ver en la foto 2) Este valor de los  puntos más luminosos de la escena es importante porque determinará el límite de exposición de las altas luces.  En nuestro caso fue de f: 45 1/3, dado que es una medición de luz reflejada, si expusiéramos con este valor se reproducirían estos puntos  con la luminosidad del gris medio, para llevarlo a blanco debemos abrir el diafragma 2 1/3 y exponer en f:22. Conociendo este valor podemos graduar ahora la intensidad del flash superior para el mismo nivel de exposición, medimos luz reflejada sobre la lata en un área en la que consideramos que la luminosidad es equivalente a la del gris medio, y graduamos la potencia del flash superior hasta llevarla a una lectura de f: 22.  Esto es todo, estamos en condiciones de realizar la toma. Post producción: Seguramente resultará necesario ajustar parámetros en la imagen para lograr el mejor resultado.  Realizamos las tomas en formato raw, ajustamos exposición, nivel de negros, contraste y claridad en Camera Raw, y luego en Photoshop, recortamos las latas para separarlas del hielo y poder ajustar curvas en forma independiente para el hielo y las latas. El resultado final es bastante adecuado para una producción realizada en clase, si bien algunos detalles podrían mejorarse, creo que es un buen punto de partida para comprender los elementos que están en juego al realizar este tipo de producción. ®Carlos Fumagalli.

Aproximación a La Maja Desnuda, un ejercicio de iluminación en la EAF.

Publicado en el número 509 de la revista Fotomundo, de Buenos Aires, en mayo de 2011.

Entre los ejercicios que realizamos en el primer cuatrimestre en la Escuela Argentina de Fotografía, Guillermo Camacho, alumno de la materia Publicidad propuso recrear fotográficamente la pintura de Goya La Maja Desnuda.  El interés del ejercicio no estaba en una recreación literal sino en el estudio de la iluminación, así es que  con el viejo sillón del estudio de la escuela y algunos elementos que trajeron los alumnos improvisamos un diván que permitió la pose de la modelo, aunque no muy semejante al original, cumplió su función.

La pintura combina una luz suave sobre el cuerpo que sin embargo proyecta sombras duras, y se recorta sobre la modelo sin incidir sobre el fondo oscuro, a la vez que sobre el pecho se destaca un resplandor alto casi puntual.  Asocio esta luz con la que podría llegar desde un ventanal vertical amplio por el que pasara la luz del sol a través de una cortina traslúcida, naturalmente que en la pintura la luz es una interpretación del artista y la concordancia entre la calidad de la luz y la textura es parte de la obra, sin las limitaciones que impone la luz real a la iluminación fotográfica.

Decidí emplear una caja de luz tipo strip a la izquierda para cubrir la superficie del cuerpo, sin embargo esta no recortaría la luz sobre el fondo que debía mantenerse oscuro.  En el estudio de la Escuela tenemos unos paneles de telgopor de 2×2 mts.  con estos armamos un pasillo por el que hacer llegar la luz de la caja a la escena,  si «el pasillo» resultaba suficientemente largo se lograría el recorte de luz.

Por otro lado con esta iluminación suave no produciría el resplandor sobre el pecho, es más: inevitablemente el nivel de iluminación sería más alto en los pies que en la cabeza por proximidad a la fuente de luz.  Pienso entonces en emplear un fresnel desde la misma dirección para crear este resplandor, cerrando suficientemente el haz de luz.

Por último agregamos un tercer flash  para crear el efecto de luz suave que recorta  sobre el fondo.  En la galería puede verse el progreso de la ilumianción al agregar cada lámpara y por último un ajuste mediante entonados.

Mi agradecimiento a la modelo Melina Balbuena por su excelente trabajo.

Ir al sitio de Melina Balbuena

®carlos fumagalli

.

 


 

 

Obturación y sincronización del flash.

Publicado en el número 506 de la revista Fotomundo, de Buenos Aires, en febrero de 2011.

[TOC]

La sincronización del flash consiste en que el destello se produzca cuando el obturador se encuentra completamente abierto y el sensor activo.

Las cámaras reflex poseen un obturador de cortina, la función del obturador es dejar pasar la luz hasta el sensor sólo durante el tiempo establecido.  Esto se logra mediante un sistema de dos cortinas que cierran (obturan) el paso de luz hasta el sensor.  Para ello una primer cortina abre el paso de luz proveniente del objetivo y cuando transcurre el tiempo seleccionado la segunda cortina lo cierra. Esto es posible mientras el tiempo de exposicición sea suficientemente largo.  Por ejemplo, si el tiempo durante el cual el sensor recibirá la proyección de luz es de 1 segundo, la primer cortina abre, transcurre algo menos de 1 segundo, y la segunda cortina cierra.

En tiempos de obturación muy cortos, la segunda cortina comienza a cerrar antes de que la primera llegue al final de su recorrido, de no ser así, el sensor recibiría una exposición más larga que la seleccionada.  En estas condiciones (generalmente velocidades más cortas de 1/200 de segundo) la ventana a través de la cual ingresa la luz  al sensor nunca se encuentra completamente descubierta al mismo tiempo: durante la obturación siempre hay una parte del área cubierta por las cortinas y naturalmente lo que está tapado no se registraría en la imagen. Cuanto más breve sea el tiempo de obturación menor será el área descubierta simultáneamente.

Por otra parte, en las cámaras digitales la obturación mecánica se combina con la actividad del sensor, ya que a diferencia de la película el sensor puede estar activo o no:  entonces para que la luz del flash sea registrada la ventana a través de la cual llega la luz debe estar completamente descubierta y el sensor activo. Esto es lo que determina la velocidad más corta a la que es posible sincronizar el flash. (sin considerar en este momento la sincronización de alta velocidad que ofrecen algunos sistemas, esa es una función especial)

Al apretar el disparador la cámara envia al flash un impulso eléctrico que lo hace destellar en el instante preciso.  El contacto eléctrico entre la cámara y el flash se encuentra en la zapata de la cámara donde se acopla el flash.  Algunas cámaras poseen una ficha para enchufar un cable de sincronización entre la cámara y el flash.  Esto se emplea sobre todo con flashes de estudio, sin embargo es importante asegurarse de que ambos sean compatibles: algunos flashes antiguos pueden dañar seriamente a las cámaras digitales.  Este es un punto difícil, ya que los fabricantes de cámaras no brindarán ninguna otra información más que si se emplea cualquier flash de otra marca se puede dañar la cámara.  Debe consultarse con un técnico antes de conectar mediante el cable o el contacto de la zapata un flash no original a una cámara.  El problema radica en el voltaje que circula entre la cámara y el flash; en las cámaras antiguas no había necesidad de compatibilizar cámara y flash y por tanto no hubo normas de compatibilidad, cada fabricante de flashes hizo lo que le resultó conveniente en términos técnicos.  Desde hace unos 10 años los flashes han normalizado su voltaje y sulen ser compatibles con las cámaras digitales, de todos modos ante la duda confirmarlo siempre antes de conectarlo.

Los sistemas de sincronización por fotocélula, infrarojo y radio que se detallan abajo no presentan ningún riesgo ya que no hay contacto eléctrico entre cámara y flash.

Sincronizar más de un flash.

Cuando se ilumina con con más de un flash todos deben disparar en sincronización, tanto sea con flashes de estudio como portátiles.   El primer sistema que se empleó, actualmente es desuso,  fue conectar todos los flashes mediante cables de sincronización, cada uno tenía su propio cable que se conectaba a una ficha múltiple y ésta a la cámara, era engorroso y muchas veces algún flash quedaba sin disparar.

Cabe resumir la diferencia entre los diferentes modos inalámbricos de sincronización y control, las fotocélulas son un sistema ya estandarizado desde hace años, mientras que el sincronizador por radio y los sistemas de control son más recientes.

Fotocélulas: Las fotocélulas son pequeños dispositivos sensibles a la luz que se conectan al cable de sincronización de un flash, al detectar el destello de otro flash, hacen disparar el flash al cual están conectadas.  Casi todos los flashes de estudio las tienen incorporadas y algunos portátiles también, es una muy buena prestación que el flash contenga la fotocélula en su construcción.  Un modo de emplearlas es hacer destellar el primer flash mediante el cable de sincronización y los demás por fotocélula.   Sin embargo el cable nunca es cómodo, otro modo es usar en la zapata de la cámara un flash portátil en modo manual a la mínima potencia y dirigido de tal modo que no llegue a iluminar la escena, sino que solo active las fotocélulas de los flashes de estudio.  Para esta función también puede emplearse el flash incorporado a la cámara si es que permite emplearlo en modo manual y graduar su potencia, esto es posible en todos los modelos de cámaras Nikon y en la 7D de Canon.   Ya que el flash incorporado no puede orientarse en una dirección distinta al objetivo  y crearía reflejos o relleno de luz en la escena, conviene colocar una pequeña cartulina blanca para orientar la luz hacia arriba y que el rebote active las fotocélulas.  No puede emplearse para iniciar la secuencia un flash portátil en modo TTL ya que el predestello de control hace destellar a los flashes de estudio y quedan fuera del tiempo de sincronización. Independientemente de cómo se hace destellar el primer flash, un inconveniente que puede ocurrir es que la luz de este no llegue hasta la fotocélula, en ese caso se emplea un espejo o pantalla para hacer llegar suficiente luz  o se reacomoda la luz del flash principal.  Una desventaja de las fotocélulas es que cualquier destello de flash disparará los nuestros, si son muchas las personas que toman fotos, por ej. en una fiesta, esto podría representar una dificultad seria.

Destelladores infrarrojos: Son pequeños flashes cubiertos por un filtro infrarrojo que se colocan en la zapata de la cámara, no afectan la imagen ya que ni las películas ni los sensores digitales son sensibles al infrarrojo pero si activan las fotocélulas de los flashes remotos.  Es un sistema simple y de buen rendimiento.

Radio disparador: Es  un sistema inalámbrico para disparar en sincronía uno o más flashes.  Está conformado por un dispositivo emisor y uno o más receptores.  Se coloca en la zapata de la cámara el emisor, al disparar la cámara aquél enviará una señal de radio y el receptor conectado al flash lo hará destellar. El sistema tiene mucho más alcance que las fotocélulas,  puede hacer destellar un flash a través de una pared u otros objetos opacos, y no hay problemas de ubicación y llegada de luz hasta el receptor comparándolo con las fotocélulas.  Por otra parte, si se trabaja en un lugar público, los destellos de flashes de otros fotógrafos no afectarán nuestro sistema.   Hay marcas de alto precio y rendimiento, y otros (generalmente de origen chino) muy accesibles,  de menos alcance y precisión pero que cumplen su función en la mayoría de los casos.   Estos están popularizando su empleo.  A veces se producen diferencias entre el tiempo de sincronización más corto que permite la cámara y el que permite el radio, por ejemplo, la cámara puede sincronizar en 1/200 pero si se emplea este tiempo con un radio los flashes no sincronizan correctamente, reduciendo la velocidad a 1/100 el inconveniente se soluciona.

En principio se requiere de un receptor para cada flash, sin embargo en estudio puede emplearse un radio para sincronizar un flash y cuando este destella activa a los siguientes por fotocélula. La sincronización por radio es universal, permite disparar flashes de distintas marcas y modelos, tanto portátiles como de estudio, y no requiere compatibilidad entre los flashes que se estén empleando. Esta característica implica la ventaja de poder utilizar flashes antiguos o muy sencillos y de bajo costo.  Para la iluminación controlada con flashes portátiles lo verdaderamente importante será que los flashes a emplear dispongan de la posibilidad de graduar la potencia y el ángulo de iluminación.

La única función es de los sincronizadores por radio es disparar los flashes externos en sincronización, no permitirán controlar otras funciones del flash. Nota: A pesar de ser un sistema universal pueden presentarse incompatibilidades entre determinadas marcas de radio y marcas/modelos de flash.  Antes de comprarlo es conveniente asegurarse del funcionamiento con los flashes que se van a emplear.

Sistemas de control a distancia incluídos en el flash:

Los sistemas de control inalámbrico incorporados a algunos flashes portátiles de última generación como el sistema Nikon CLS,  solo funcionan con cámaras y flashes compatibles de la propia marca y algunos de terceros, no con flashes de estudio, ni con cámaras o flashes de la propia marca anteriores al sistema. No solamente sincronizan el disparo, sino que permiten la medición de luz TTL inalámbrica y controlar desde el flash puesto en la cámara el modo de medición de luz y la potencia de varios grupos de flashes remotos independientes entre sí.

Se requiere un flash maestro que emitirá las órdenes desde la cámara y uno o más flashes remotos que las ejecutarán.  En algunos modelos de cámaras el flash integrado incluye el dispositivo controlador para dos grupos de flashes externos independientes.  (Nikon D-80 y superiores, la D-70 permite controlar un solo grupo de flashes)  El flash controlador puede participar en la iluminación o funcionar solo como emisor de órdenes sin iluminar la escena.  Los destellos de flashes de otros fotógrafos no afectarán los nuestros, y se dispone de diferentes canales de comunicación para evitar conflictos. Aquí una tabla comparativa con las características principales de cada sistema:

Fotocélulas Destellador infrarrojo Sincronizador por radio Control inalámbrico de cada marca
Comunicación Destello en tiempo real Destello en tiempo real Señal de radio Predestellos de flash
Integridad Cualquier destello hace disparar nuestros flashes Cualquier destello hace disparar nuestros flashes Otros destellos no afectan nuestro sistema Otros destellos no afectan nuestro sistema
Alcance Debe llegar el destello del flash principal hasta la fotocélula Debe llegar el destello del flash infrarrojo hasta la fotocélula De 10 a 100 mts. dependiendo de marcas y modelos La señal atraviesa obstáculos como paredes u objetos Deben llegar los predestellos del flash principal a los flashes remotos
Compatibilidad Universal Universal Universal Solo los flashes y cámaras diseñados para el sistema
Funciones Disparar flashes externos en sincronización con la cámara Disparar flashes externos en sincronización con la cámara Disparar flashes externos en sincronización con la cámara Disparar flashes externos en sincronización con la cámara – Medición de luz TTL inalámbrica– Controlar desde la cámara el modo de medición, la compensación del destello en los modos automáticos,o la potencia en modo manual de hasta en tres grupo s de flashes independientes
Costo Amplia gama de precios desde modelos  económicos Amplia gama de precios desde modelos  económicos Si la cámara posee el controlador en el flash integrado, el sistema estará disponible al emplearse con el flash más económico de la línea

®carlos fumagalli

Taller de producto, naturaleza muerta, picada, quesos.

Realizamos esta producción en el taller de fotografía de productos de marzo del 2010.    En la galería se puede ver el esquema de iluminación y variaciones que producen cambios de clima en la imagen.

(para ver la galería con fotos verticales puede convenirte pulsar F11, para entrar y salir del modo pantalla completa de tu navegador.)


Contraste

El contraste es la diferencia de brillo entre dos áreas de una escena.

Tipos de contraste:

  • contraste del motivo está determinado por las características de reflexión / absorción de la escena.  Si consideramos un cubo blanco sobre un fondo blanco, no existe contraste del motivo.  Por el contrario si el cubo tuviese un lado negro este contrastará con el resto de la escena aunque llegue la misma intensidad de luz a todas las superficies.
  • el contraste de la iluminación es el que se produce cuando la luz  llega a la escena con diferentes intensidades.  Toda situación de luz y sombra implica contraste de la iluminación, entonces se observarán claros y oscuros aunque el sujeto y el fondo reflejen la luz en igual medida.
  • contraste del material: es la respuesta propia del material sensible, no es lo mismo una película de blanco y negro con todas las variaciones de revelado posibles, que una diapositiva o un negativo color.  En digital podríamos considerarlo al fotografiar en jpg, en formato raw la posibilidad de variación posterior a la toma es tan amplia que prácticamente desaparece como factor previo a la toma.

Si consideramos la diferencia entre el área más clara y la más oscura, nos referimos al contraste total.  En la imagen de abajo la luz más clara corresponde a la zona de la pared blanca y la lectura de luz reflejada con un fotómetro puntual indica un valor de f: 22 1/500 para reproducirlo como gris medio.  La zona más oscura corresponde a la sombra del lado inferior izquierdo con una lectura de fotómetro de f: 2.0, 5  es decir que entre ambos extremos hay 6,5 valores EV.  Aquí se combinan contraste de la iluminación, pues la pared blanca está iluminada por el sol, mientras que la zona de sombra recibe la luz mucho menos intensa del cielo, a su vez la pared casi blanca también refleja más luz que las hojas verde oscuro. Se emplea el término  ratio para referirse a cuántas veces más intensa es la luz reflejada por el área más clara con respecto a la más oscura. La diferencia entonces es: de f: 22 a f:16 la mitad =1/2 de f: 16 a f:11 la cuarta parte =1/4 de f: 11 a f:8 la octava parte =1/8 de f: 8 a f:5.6 la dieciseisava parte =1/16 de f: 5.6 a f:4 la treinta y dos ava parte =1/32 de f: 4 a f:2.8 la sesenta y cuatro ava  parte = 1/64 de f: 2.8 a f:2.0,5  la noventa y seis ava parte = 1/96 Esto quiere decir que la zona de la pared blanca está reflejando una luz 96 veces más intensa que la zona de sombra. Expresado en términos de ratio de contraste: 96:1 Sin embargo en  el lenguaje cotidiano entre fotógrafos es más común  referirse a las diferencias de contraste   hablando de «puntos» (EV), decimos entonces que en esta escena hay un contraste de 6,5 puntos. ®carlos fumagalli

Ir a «Fotómetros y Medición de Luz» 

Ir a «Conceptos Básicos sobre Medición de Luz»

Ir a » Fotómetros incorporados a las cámaras, historia y modos de medición actuales». 

Ir a «Rango dinámico»

Ir a «Medición puntual, porqué no tiene sentido hacer promedios»

Rango Dinámico

En fotografía digital, el rango dinámico es la capacidad que tiene un material sensible de registrar la imagen  de una gama de luminosidades con detalle,  desde la sombra más profunda hasta la luz más alta en la misma fotografía.

El sensor de la cámara transforma la luz que recibe en una carga eléctrica y esta es luego convertida en información digital:  una descripción en lenguaje binario del nivel de luminosidad que llegó hasta cada fotosensor.   Cuando la intensidad de la luz es insuficiente no se genera genera voltaje, y consecuentemente no se obtiene información (detalle) de esa zona.

Existe entonces una cantidad mínima de luz a partir de la cual el sensor comienza a trabajar.

En las sombras más profundas, cuando la luz reflejada es muy débil el sensor creará una carga muy baja y por lo tanto poca información.  A medida que la intensidad de la luz es mayor, el voltaje producido por cada fotosensor es más alto y esto se traduce en más información sobre esa parte de la imagen.  A su vez, cuando la luz es demasiada, el sensor va a saturarse y ya no registrará detalle de la imagen.   Es decir que existe un mínimo de luminosidad a partir del cual el sensor comienza a registrar imagen y un máximo a partir del cual pierde la capacidad de hacerlo.

Este rango de captación de detalle es lo que llamamos rango dinámico.

Hay que considerar dos aspectos en este tema:

  • Por una parte la capacidad del material para registrar los extremos, podemos expresar cuantos valores EV hay de separación entre la sombra más profunda que se registra con detalle y la luz más alta con detalle.
  • Otro aspecto será el escalonamiento, cuantos más valores de luminosidad intermedios puedan diferenciarse entre los extremos mejor será la calidad de la imagen.

Para ver un registro en imagenes de estos conceptos realicé una serie de fotografías comenzando por una subexposición extrema en la que no llega a registrarse información, incrementando la exposición se puede ver cuando comienza a registrarse información útil y también el punto en que el sensor se satura y pierde la capacidad de registrar  imagen.  Me pareció interesante que en cada fotograma pudiera distinguirse una textura suave, que sirva de referencia aun mayor en cuanto a la diferenciación de  detalle.  Después de hacer algunas pruebas con distintos materiales,  encontré que una hoja blanca común para impresora brindaría una adecuada textura de  «blanco sobre blanco» .  Fotografiando con bastante aproximación la textura de la hoja resultaría visible.  La luz suave del cielo proveniente de un ventanal lateral,  crea una pequeña diferencia entre áreas de luz y sombra que permiten distinguir la textura del papel.  Esta es la serie de fotografías que se encuentra debajo.  La cámara utilizada es una Nikon D-70

Encuadré un área muy pequeña de la hoja empleando un Micro Nikkor de 60 mm. hasta alcanzar una aproximación de 1:1, esto es que la imagen proyectada sobre el sensor tenga el mismo tamaño que  la supeficie de papel encuadrado.  La ampliación que vemos en el monitor aumenta aproximadamente 10 veces el tamaño de esa porción de papel.  Con esta ampliación diferenciamos las pequeñas zonas de luz y sombra que percibimos como textura cuando vemos la hoja a nuestra escala visual.

En cada foto  está escrito el valor de exposición, seguido por la diferencia en EV respecto a la exposición para el gris medio, y el nivel de RGB de cada imagen, este es el dato más importante.
Sigue leyendo

Una producción en la EAF

Con los alumnos de Publicidad de la Escuela Argentina de Fotografía realizamos un ejercicio de producción en todas sus etapas: búsqueda y selección de una idea, vista de referencias, previsión de los elementos necesarios, montaje de la escena, la realización de las tomas y post producción.
El resultado son estas tomas con un marcado toque de humor.
Posiblemente si hubiese visto esta toma sin saber como se realizó podría pensar que no fue un disparo directo sino un montaje. Esto me lleva a reflexionar sobre cómo cambió la lectura de la imagen fotográfica: antes un montaje era una técnica poco habitual y la captura del momento, el instante del disparo era uno de los atributos de valor escenciales de la fotografía. Ahora con la facilidad que brinda el manejo digital el montaje se ha tornado tan común (hasta el abuso) que sospechamos a priori de la legitimidad de la captura del instante (creo que se nos perdió algo ahí, no?)
Estos son disparos directos, saltos congelados en el aire. Se ajustaron parámetros de (exposición, brillo, etc) en el editor de formato raw, y mediante retoque en Photoshop solo se completó el piso de madera que no era suficientemente grande, y se realizaron entonados y apantallados.
En la galería puede verse este retoque y otros disparos de la misma serie.

Las tomas están realizadas empleando tres flashes de estudio. En los primeros disparos observamos que las fotos no estaban perfectamente congeladas, tenían algo de falta de definición ya que el movimiento muy rápido del salto, fotografiado perpendicularmente al eje del objetivo de distancia focal larga, no llegaba a congelarse: los destellos de flash no eran suficientemente breves. Para solucionar esto, llevamos la iluminación al mínimo de potencia posible para los flashes Elincrhome que empleamos, esto llevó la duración de los destellos a 1/900 de segundo, como estábamos empleando cajas de luz, tuvimos que subir el ISO de la cámara para llegar a un nivel de exposición adecuado y evitar movimiento en el registro de la imagen
®Carlos Fumagalli

Modelo en estudio Natee

En la segunda sesión de tomas del Taller de Iluminación de Modelo, contamos con la participación de la modelo Natalee Romera.
Realizamos tres series de tomas con distinta iluminación, cuyos esquemas se pueden ver en cada galería.
Me resultó interesante realizar una versión en color y otra sepia mediante el revelado de los archivos raw.


El vestido de rayas blancas y negras demanda suavizar la luz por su alto contraste, mantuve la cacerola de 30 cms. pero ahora detrás de un difusor, agreguá un contraluz, y un efecto sobre el fondo.
En la toma del salto quité el efecto sobre el fondo y agregué un amplio rebote lateral.
®Carlos Fumagalli.

Distancias conjugadas, cálculos de distancia cámara / escena.

A veces resulta útil prever a qué distancia debería estar la cámara de la escena.  Si conocemos la medida del campo a fotografiar, podemos calcular el tiro necesario con diferentes distancias focales.
También se puede calcular a qué distancia debería estar un proyector para lograr determinado tamaño en la proyección de la imagen, o cuánto debería levantarse una ampliadora sobre el tablero.
Estos cálculos no son muy familiares.
En el capítulo dos de «Fotografía Básica» de Michael Langford, se encuentran las fórmulas para poder resolver estas situaciones, empleándolas hice una pequeña hoja de cálculo compatible con Excel, donde rellenando los datos necesarios encontrarás el resultado.
Espero que resulte útil, y si es así, no estaría de más que me hagas llegar tu comentario.

  Distancias Conjugadas (17,7 KiB, 1.923 hits)

®carlos fumagalli.

Manuales de flashes Nikon

Desde esta entrada podés bajar los manuales de usuario de los flashes Nikon SB 600 (en inglés) y SB 800 y SB 900(en español) bajar

  SB600-En_02.pdf (2,4 MiB, 1.232 hits)

  SB-800.pdf (3,2 MiB, 7.921 hits)

  SB-900_es.pdf (3,2 MiB, 1.951 hits)

Ir a Modo de Operación flash Nikon SB 800

Ir a Modo de Operación flash Nikon SB 900

Ver prácticas de uso de flash portátil

Estallido de un Globo 2 – flash en modo repetición – Nikon SB 800 RPT

En la entrada anterior Estallido de un Globo comenté que quedaba pendiente repetir esta práctica con dos unidades de Nikon SB 800 para mejorar la iluminación.  Con algunos ex alumnos del taller de Iluminación de la FADU, nos reunimos en el estudio de la calle Palpa para realizar esta segunda experiencia.  Esta vez un SB 800 fue empleado como controlador, en el menú del flash Master-RPT, seteado para que solo controle al segundo flash,  sin participar en la iluminación.  El segundo flash fue ubicado dentro de una caja de luz de 70×100 cm., cenitalmente sobre el globo para iluminar la escena.  En vez de la caja podría haberse empleado solo un difusor, pero la caja estaba ahí al lado y era lo más cómodo en ese momento.  El modo repetición fue programado para que el flash realice 12 destellos con una frecuencia de 50 HZ.  y un tiempo de obturación de 1/4 de segundo.

Hay comentarios sobre cada disparo al pie de las imágenes ampliadas.  En la foto que aparece en segundo lugar, Hernán incorporó algo nuevo que resultó bien interesante, hay dos globos, uno dentro del otro.  Mi agradecimiento a Patricio Rivera que aportó el equipo, a Adolfo Urso que demostró un infalible talento en el lanzado del dardo, y a Hernán Barrionuevo con la ya dicha idea del globo doble.  Todos disparamos la cámara y lanzamos el dardo y nos divertimos algo.

®carlos fumagalli.

 

sombras

Taller de Iluminación de la FADU, grupo verano de 2009.

Continuando  la experiencia de iluminación con flashes portátiles, esta vez la propuesta de los alumnos fue recrear una ilustración de la historieta Akira. No reunimos las condiciones de locación y vesturario para aproximarnos a la ilustración original, pero fue un buen disparador para un ejercicio interesante.

pareja en estudio, danza.

Taller extensión universitaria de la FADU, grupo verano 2009:

Una puesta de luz muy simple para experimentar iluminación de alto contraste sin relleno.  Una lámpara de flash de estudio casi cenital está ubicada algo por delante de los modelos, a unos 3.5 mts. de altura, para que el área iluminada resulte suficientemente amplia. El reflector es un cono que recorta el haz de luz para que solo llegue un círculo al piso y evitar que la luz llegue al plano vertical del fondo.  Sobre éste, incide la luz de otra lámpara de flash con panal de abejas,  subexpuesta 1 EV respecto al valor de luminosidad del gris medio.  Realizado en el estudio de la calle Palpa.

En realidad lo importante es lo que ocurre,  eso es lo que queda fotografiado,  gracias a Martín y Lucía, seres danzantes …

Cámara:  Nikon D 70  | formato raw | importado como DNG a Adobe Lightroom | revelado y exportado para web desde Lightroom.

®carlosfumagalli

Flash portátil dos lámparas en exterior. Persecución.


Este trabajo fue realizado con los alumnos del taller de iluminación de extensión universitaria de la FADU.  La consigna fue crear en exterior una iluminación de carácter para fotografiar  una secuencia, el tema elegido fue la persecución de un supuesto agresor a una chica.  Se buscaba una iluminación dramática, verosímil, se mencionó que tuviera clima «cinematográfico».

Se empleó una distancia focal corta con los modelos muy próximos a la cámara para acentuar la perspectiva y dar más dinamismo a la imagen.  Creo que se logró lo buscado.  Personalmente me gusta más la versión en blanco y negro.  La actuación de los modelos, alumnos del taller, resultó excelente.

cámara: Nikon D 300 | flashes: 2 Nikon SB 800 | formato: RAW 14 bits

Procesado: importado en formato DNG a Adobe Lightroom, revelado en Camera Raw, realicé algunos entonados y apantallados en Photoshoip CS3, el pasaje a blanco y negro fue desde el Camera Raw de Lightroom y desde allí una exportación adecuada a la publicación en la web.

® carlos fumagalli

estallido de un globo – flash de en modo repetición – Nikon SB 800

Entre las prestaciones que brindan los flashes de última generación, se encuentra el modo de disparo de repetición (RPT en Nikon) o estroboscópico, se programa cuántas veces destellará el flash en cada toma, con qué potencia y con que intervalo entre destellos.

Aquí va una una prueba realizada con un Nikon SB 800.  La idea era disponer de dos unidades, pero no pude buscar el segundo y tuvimos que resignarnos a hacer esta primer prueba con uno solo.

En este caso se programó el flash para que realice  8 destellos en cada foto, y a cada destello corresponde una imagen del dardo en distinta posición o un momento diferente en el estallido del globo.  Cuando se ve la aguja del dardo penetrando el globo, la imagen del globo entero ya estaba registrada por los destellos anteriores al estallido.  La superposición del dardo con el globo entero no es real, cuando el dardo se ve «dentro del globo» este ya estalló.  La imagen como fantasma de un globo más pequeño corresponde al globo estallando superpuesta a la del globo entero.  Los pedazos que aparecen en el aire también son registrados en distintos momentos  por los sucesivos destellos.

Mi agradecimiento a  Leonardo Martín que me facilitó su SB 800 y me asistió en las tomas.   Al tener un solo flash nos vimos obligados  emplearlo desde la zapata de la cámara, para usarlo como flash externo hacía falta otro SB 800 que actúe en modo controlador (Master en el menú del flash)  Por un momento creímos que se podía emplear el flash incorporado de una cámara D 80 como controlador del flash externo, pero si bien la D 80 puede controlar (no me acuerdo si dos o tres) grupos de flashes externos, no lo hace en modo repetición, lo que sí se puede con la D 80 es usar el flash incorporado de la cámara en modo RPT, pero no comandar un externo en este modo.

Así pues la iluminación casi obligada fue un rebote frontal con una plancha de telgopor de 2×1 mt. desde arriba de la cámara y resultó inevitable el reflejo frontal del destello sobre el globo.  El modo RPT tiene un límite de 1/8  de la potencia máxima par evitar el recalentamiento, lo usamos a 1/16 y por un sistema combinado entre cuentas extrañas, intuición y prueba y error llegamos a un tiempo de obturación de 1/4 de segundo, y 8 disparos a una frecuencia 30 hz.  Si mi cálculo no falla en realidad el flash debe haber destellado 7 veces, ya que para que se produzcan los 8 destellos se hubiese requerido una frecuencia de 32 hz.  No quise subir subir el ISO y trabajamos en f: 2,8 la trayectoria del dardo no es perfectamente recta y en algunos disparos el foco no es el mejor.

Empleamos una Nikon D 70, en formato raw a 200 ISO. El objetivo fue un Nikkor 50mm.  f: 1.4 de los viejos de foco manual, a f:2,8

Una buena experiencia para ser algo improvisada, la próxima será con dos flashes y mejor calidad de iluminación.

ver estallido de un globo 2

ver Modo de operación flash Nikon SB 800

®carlos fumagalli